descripción

Atlas Libertas está en el edificio de la Escuela de Negocios de la UFM en la fachada que le da la bienvenida a los visitantes.

Figura humana de espalda, en altorrelieve, de la cadera hasta la cabeza, cargando el Universo. El Universo está representado por un conjunto de semicírculos (abstrayendo planetas y engranajes). La escultura es de lámina de latón, con un acabado final de pátinas (químicos al calor) de color cian, semejando el óxido de cobre.

Nombre de la escultura
ATLAS LIBERTAS

Tamaño
4.5 mts. de alto por 4.5 mts. de ancho,
en altorrelieve, con una profundidad
aproximada de 40 cms.

Autor
Walter Peter Brenner

Sobre el artista
Walter Peter Brenner, ciudadano suizoguatemalteco, nació en Guatemala en 1965. Tiene 20 años de trabajar como artista profesional y se ha dedicado a la escultura desde los últimos 12. Walter aprendió a dibujar y a pintar con su padre, WALTER PETER KOLLER, renombrado pintor guatemalteco. Su formación incluye: Arquitectura, en la Universidad Francisco Marroquín, de Guatemala, y Escultura, en The School of Fine Arts de Zürich, Suiza.

Es director y profesor de su propia escuela de arte, Ars Artis. Se ha desempeñado como profesor de Dibujo Artístico I y II, Diseño de Interiores y Diseño Gráfico, en la Facultad de Arquitectura de las universidades del Istmo y Rafael Landívar, de Guatemala.

Ha presentado siete exposiciones individuales de pintura, dos de ellas en Suiza, y participado en aproximadamente 30 colectivas y en varias Subastas. Walter es más conocido como el creador de EL COLOSO DE INMACO, monumento en terracota, de 10 metros de altura.

Obtuvo el primer lugar en la Competencia de Arte del Comité Olímpico Guatemalteco, para participar en ART & SPORT 2000, del Comité Olímpico Internacional, en Lausanne, Suiza, con su obra EL ARQUERO, con la cual expresa cómo el hombre, para alcanzar sus más altos sueños, debe apuntar siempre a su propio destino.

Atlas Libertas
Por Walter Peter

La Rebelión de Atlas representa para mi muchas ideas y emociones. Leí la obra magistral literaria de Ayn Rand en 1991 cuando me encontraba en Suiza estudiando la escultura. Iba conduciéndome en tren, por la noche, cuando leía las descripciones en el libro sobre la fábrica de aceros de Hank Rearden. Al mismo tiempo pasaba por los puentes de ferrocarril viendo las luces a lo lejos, que asemejaban las mismas plantas acereras, y un escalofrío corría por mi cuerpo imaginándome a mi SELF-MADE MAN realizado en acero; fue una idea abstracto escultural que me atormentaría por los siguientes dieciséis años para que, el día de hoy, la estuviera concluyendo, ya no como una idea abstracta sino una concreta.

Lo que en el fondo representa para mi LA REBELIÓN es un sentido de vida heroico que me imprimió desde aquella época; un sentido de vida –que siento en cuerpo y alma– que el hombre es capaz de tallar y forjar su propio destino; un sentido que existe una esperanza certera de poder algún día alcanzar mis más anhelados sueños; un sentido de vida de fortaleza, de logro, de felicidad plena y profunda.

En términos emocionales, La Rebelión de Atlas representa para mí un placer corporal y mental. Es el resultado lógico de la convicción orgullosa y racional de poder tener la fortaleza de rebelarme –como este Titán de la mitología griega– en contra todo el movimiento artístico moderno, actual y de los últimos 100 años, que profesa una Dictadura, como la de Zeus en el Monte Olimpo, de las Ideas Carenentes de Valores, una Dictadura de Artistas, Promotores, Curadores e Historiadores del Arte que profesan una avalancha de antivirtudes que llevan al ser humano a su estado animal irracional más aplastante, en donde subjetivisan lo mejor de él; en donde no existe una verdad absoluta.

La obra de Ayn Rand es para mí una razón para seguir creyendo que una lucha por la grandeza humanística vale la pena. Para mí es una batalla campal en contra del más acérrimo enemigo; la irracionalidad y debilidad de los seres que no tienen el valor de llegar a las máximas consecuencias en el reto de la búsqueda de una sola verdad. La Rebelión de Atlas representa para mí que no estoy sólo en esta batalla.

Atlas Libertas

El Atlas Libertas está inspirado en el título y concepto de la obra literatura de Ayn Rand, La Rebelión del Atlas. El Atlas de la mitología griega fue el héroe que condujo la rebelión de los Gigantes en contra de los dioses dictadores del Monte Olimpo. Con ella, Atlas lucha por su libertad y la de los Gigantes y los humanos. Al perder la batalla, Atlas es condenado por Zeus a cargar eternamente el reino de los cielos, es decir el Universo (no la Tierra).

En mi recreación del Atlas, ya no es una figura mitológica que represento, sino una metafórica traducida al hombre. Es la persona movedora del desarrollo humano aquí en la Tierra y en el Universo. Es el huomo potente, fuerte, justo, ambicioso e inteligente que requiere de libertad individual para poder alcanzar sus más grandes metas. Es, entonces, una visión heroica Randiana del hombre la que deseo expresar: un hombre que a través de sus virtudes esenciales mantiene sus más altos valores luchando por alcanzar sus más ansiados sueños sin necesidad de violar el derecho individual de su prójimo. Intento expresar un sentido de vida de logro, de capacidad, de excelencia, como Ayn Rand lo explica de una manera tan elocuente y clara en su pensamiento moral filosófico.

Es el ser humano que adquiere sabiduría, que actúa, que ambiciona con justicia, fortaleza y templanza, que son las virtudes cardinales de la Grecia Clásica que Aristóteles le enseñara a Ayn Rand y ella adoptara e integrara en la jerárquica de su propia filosofía objetivista. Atlas es el hombre que triunfa y es entonces feliz plenamente. El emprendedor, la persona productiva, el hombre justo, todos convergen en el abstracto de la visión heroica de Ayn Rand. Los engranajes, planetas y cuerpos celestiales de metal –dorados y celestes– representan al tiempo en el universo, a la industria, a la productividad, a la riqueza de la felicidad. Representan también a la unidad engranada implícita en el motor generador de todas las acciones humanas: su mente, su raciocinio, su valor primordial para poder mantenerse vivo y alcanzar los objetivos que lo harán un triunfador. Un triunfador en libertad y sólo con libertad.

Walter Peter Brenner

La libertad y la razón, el gozo por la vida y el espíritu emprendedor serán celebrados en la UFM

Libertate viam facere, Objetivismo y Ayn Rand